domingo, 1 de noviembre de 2009

Sobre el tiempo y cómo gastarlo

Eva estaba confundida. Cada semana él venía puntual en bicicleta, a veces sólo para conversar por la ventana y otras tantas para ayudarla con sus tareas. Sus padres no se oponían a dichas visitas pero de todas formas se sentía algo incómoda: ella tenía enamorado.
Era evidente que ella le gustaba a aquel chico del pelo corto a ras con los ojos melancólicos; sino, ¿por qué la visitaría tanto? Además, si le gustase como ella pensaba, le traería regalos como hacía André. Le llevaría chocolates que tanto le fascinaban, o esos peluches de ositos por los que tanto muere pero no, se conforma con ir y conversar hasta morir la tarde, hasta entrar en los primeros avances de la noche. Era cuando se despedía, justo cinco antes de la comida, para demorar cuarenta minutos hasta su casa en su eterna bicicleta.
¿Para qué? Esta bien, André dice que soy muy bonita y todo pero él me visita cada dos o tres días y no le importa que él venga a visitarme porque sabe que nunca me fijaría en un chico así, con un gusto tan exquisito en la música y con sus jeanes repetidos y su mirada seria con gesto anglosajón. André dice que no es nada serio mientras la abraza y la besa, que no se preocupe por el otro, pero ella no deja de preguntarse porqué.
Si de verdad me quiere, ¿por qué no hace algo más?, ¿por qué no me invita a salir a una discoteca o me lleva a pasear? ¿por qué nunca hemos salido al cine?
Tal vez no le guste y le sirvo de distracción. Dijo una vez que me quería mucho pero no le tomé importancia, obviamente estaba confundido pero, ¿por qué insiste? Si él sabe que tengo enamorado, si ya le dije que no podemos estar juntos por miedo a perder una buena amistad ¿por qué sigue viniendo?
-¿En serio quieres saber la respuesta?
-Me quitarías muchas dudas si la conozco.
-Alejandro el Grande, en el lecho de muerte pidió tres deseos.
El primero era que los mejores médicos de la época cargasen su ataúd.
El segundo que todo tesoro, piedra preciosa o dinero suyo fuese esparcido por el camino hasta su tumba.
Y el tercero era que sus manos quedasen balanceándose fuera del ataúd, a la vista de todos.
-¿Por qué pidió esto?
-Quería demostrar que a pesar de todos sus conocimientos, de toda su ciencia y poder, ningún médico tiene la cura ante la muerte, el poder supremo.
Quería demostrar que los bienes conquistados, por más cuantiosos que sean, siempre quedan aquí, en la tierra.
Quería demostrar que las personas vienen con las manos vacias y con las manos vacias nos vamos hasta que se nos acaba el tesoro más valioso: el tiempo.
Es por eso que te dedico mi tiempo, porque es lo más valioso para mí, porque una sonrisa de las tuyas detienen el mundo y me son contagiosas siempre, porque sé que tú lo vales, eso y mucho más.



PD: De verdad, aunque sea un solo día a la semana o uno al mes, vale la pena verla siempre.
Espero entienda el regalo que le dí :)

10 comentarios:

Proyecto de Escritora dijo...

Desde luego es un bonito regalo pero también hay que entender que haya personas que requieran mas tiempo del que le damos y eso en sí, también es bonito.

Un beso!!

nOOdle´s Room dijo...

me encanta esto que escribes... me leí casi todo lo de tu blog y me encantó todo!.. ahora te lo en adelante vale?..por acá me tendrás seguido... gracias por tu comment en mi blog!.. un abrazo!

María dijo...

que preciosidad :)

Call me Juliet dijo...

Precioso.
Dile a Eva que se replantee quien la quiere de verdad porque está muy claroo ;)

Alhy dijo...

"Todos los problemas tienen la misma raiz: el miedo. El miedo desaparece gracias al amor, pero el amor nos da miedo".

Yo creo que la protagonista del relato tiene un muchito de miedo, pero estoy segura de que sabrá apreciarlo en todo lo que vale, a pesar de esos pesares ;)


Un kiss transoceánico ***

silvia dijo...

Gracias por tus paradas en mi blog!!!

El miedo paraliza, nos vuelve del revés, pero sin duda el miedo nos sirve de revulsivo para darnos cuenta de aquello que nos toca el corazón...

Un besito,

P.D: Para el tema de poderte hacer con los libros que no encuentras en tu país, ¿has mirado en librerías españolas para que te hagan un envío?

Call me Juliet dijo...

Enhorabuena chico enamorado =)

A. dijo...

Ay... intentaré perder el miedo que, como bien dice Alhy, nos da el amor. Vaya, ahora que lo pienso, alguna vez lo perdí.

Puede que no saliera bien, pero creo que la otra persona merece saberlo. Y, por qué no decirlo, yo me quedo más a gusto. Y si esa persona entiende que podemos ser tan amigos como hasta ahora, pues genial.

Por cierto, creo que Eva lo ha entendido y espero que deje de estar incómoda por eso,

un abrazo :)

aLba * dijo...

me encanto lo que escribiste...
el regalo mas grande.. es nuestro para siempre... :)
un abrazo

Yurleny dijo...

Que lindo... La verdad es como si me respondieras la pregunta que me daba vueltas en la cabeza desde hace muchos días... No me cansare de decirte lo mucho que me gustan tus palabras y la forma en que me causan una sensacion inesplicable... La verdad las mismas dudas que tenía Eva las tenia yo, pero creo que me haz regalado un poco de confianza.

Gracias...
PD: deberias escribir más de seguido, quiciera leer tus textos todos los días.