viernes, 3 de septiembre de 2010

Del orgullo

-No lo entiendo Harry, ¿cuál es la diferencia entre esta y todas las demás ocasiones del pasado? Se habla muy mal de nuestro amigo estos días...
-No digo que sea el momento que lo redimirá, mi estimado. Solamente señalo cuanto ha cambiado nuestro protagonista desde que conoció a Natalia. Ella es de las mujeres que tienen el poder de las cobras, con sólo mirarlas terminas encantado.
-Nuestro amigo tiene ese poder, si mal no recuerdas.
-Es cierto, pero lo increible está en que él mismo haya caido en dicho encanto. Natalia tiene esas miradas ocultas, las que una vez mandadas te amarran y te botan al suelo. Yo mismo se la presenté, fue en el cumpleaños de lord Fermor cuando esa lluvia cubrió a Londres por toda una semana.
-Claro, las inundaciones de enero.
-¿Puedo interrumpir a tan habladores señores?
-Justamente estabamos hablando de usted, joven amigo, de usted y de la doncella Natalia.
-Les comunicaré entonces que no es de mi agrado el que hablen de mi o de mis amistades.
-Lamentamos haberlo molestado así, joven G. Solo comentabamos lo positivo que ha sido la joven Spencer en su comportamiento.
-Pues dejará de serlo. Hemos cortado nuestra relación esta tarde.
-Santo cielo. ¡Pero usted no se le ve alterado ni nada por el estilo!
-Obviamente mi buen H. Las relaciones llegan a su fin siempre, nada es eterno.
La sonrisa malévola se pinta en su rostro y Lady Q. se escandaliza.
-El amor es eterno joven G. Yo lo creo firmemente.
-Y yo la contradigo mi querida dama. El amor es como todo en este mundo, perecedero. Nada resiste tanto y sólo los tontos se dejan engañar por semejante utopía.
-¿Me está llamando tonta, Lord Henry?
-Para nada mylady. Es sólo que las relaciones tienden a caer siempre, no importa que uno de los dos se entregue por completo, el otro está pensando en cómo sería estar con aquella otra persona. Y al fin y al cabo, todo arde si se aplica la chispa adecuada.
-Que crueles e inmorales que son los hombres.
-Olvídelo mylady. Es sólo que ya acabamos nuestra relación y no hay razón para seguir llorando eso. Nunca se debe clamar por la leche derramada.
-Suena fuerte mi amigo.
-Después de lo sufrido, claro que lo soy Lord H.
Y Dorian se pierde en sus pensamientos, en la tarde de ayer cuando todo terminó, cuando pensó claramente cual sentencia, cual epifanía:
La soledad me ha perseguido a todos lados toda mi vida.

-No lo entiendo Dorian. Te acabo de decir que lo nuestro nunca funcionará, que debemos dejar de vernos e insistes en algo que no crecerá, cosa que bien sabemos.
-Lo siento, insistiré. Es la primera vez en mi larga vida que siento que vale la pena sacrificarse por alguien, es la primera vez que pongo tanto de mí que prometo enamorarte y verás que no podrás dejarme nunca. Así que te lo advierto cariño, volveré.
-No puedes, no debes. Nos herimos mutuamente, tú con tu vida secreta y yo con mis temores mortales.
-Entonces dime que no me quieres y me iré. Atrévete a decirlo.
-No te quiero.
Silencio. Sí, de ese incómodo, del que nunca deseamos ser parte, el que nunca nos deja chance a un comentario salvador.
Silencio.
-Adios entonces.
-Adios D. Lo siento.
No eres más que el sueño de un testigo, una pintura opacada, un héroe sin ilusión. Su mente trabaja a más de mil y no entiende como él, el codiciado Dorian Gray era despreciado por una jovencita, la hija de un farmaceútico. No entendía como muchas personas peleaban por su cariño, por su amor y ella lo había rechazado en el primer intento.
Sentirse solo en medio de tanta gente.
Entonces fue la primera vez que sufrió de verdad. En medio de tanta gente, con una sonrisa en los labios llevando la conversación de manera amena con Lord Henry y con Lady Qobster. Sintiéndose miserable sin poder admitir lo débil que es.




Queda demostrado que la inmortalidad no lo es todo.





PD: Publico este borrador porque la señorita escritora me alegro el día. Es de hace unos meses y nunca me decidía a publicarlo así que disculpen si el texto es algo flojo...
Ya escribiré otro día sobre mi estado de ánimo actual, sobre mi añoranza por la señorita perfecta (se fue a los States y me dejó con un beso, un peluche y una esperanza), sobre mi vida actual en el fin del mundo.
Pronto escribiré para tí mi vida, sé que te alegrará (y sabrás que cada día pienso en tí)

1 comentario:

Laura dijo...

Solo informarte de que te sigo a partir de ahora.
Es un placer
un saludo!