domingo, 1 de febrero de 2009

Eres mi flor favorita


Soy enredadera que invade tu jardín de fantasías y tú el abono que mi alma necesita para fertilizarse y crecer verde de alegría. Persisto en este amar porque somos semillas colindantes, escaramuzas de un caso impactante, único, paradigma de muchos escritores románticos que se dicen autores de nuestro amor: siéntete animal y bésame hasta herirme y morir entre tus garras, bella fiera que mañana mi sangre estará llena de tu cariño y tu esencia será desgarrado corpiño a un lado de la cama. Seamos el verbo, la sangre y la carne fundidas, ves lo que quieres ver y no verás más allá de tus muebles porque no hay necesidad de buscar más allá de mi mano para conocer el mundo perdido de tu inconsciencia, aquel estado en que gritas mi nombre, en el que me maldices o me amas, en el que pierdes la noción del tiempo y en el que todo tu cuerpo siente ansiedad de recorrer esta agonía de no poder pensar, sólo sentir y gozar...
pronto te olvidarás del mundo exterior y nos conoceremos tanto que no habrá necesidad de hablar: tu sonrisa ecléctica y mi orgasmo entre tus piernas...

6 comentarios:

Paula dijo...

"Seamos el verbo",

Sí,
yo quiero ser el verbo 'PUEDO' y tu serás mi afirmación, ('te dejo que puedas').

Hermoso,
;)

Alhy dijo...

¿Sabes? Uno de los cortos de Paris, je t'aime, concretamente La Madeleine, habla de una forma muy original del amor y de hasta qué punto nos ciega y abduce con tanta intensidad, que solamente queremos alimentarnos de él, obviando todo lo demas. Me lo has recordado al leerte :)

Gracias por tu post. Te invito a que pases por mis otros blogs también, aunque, que yo recuerde, en blackberry ya has paseado ;)

Kisses reflexivos ***

Pd: escribir en un blog ya es una forma de salir a la superficie de nuestra burbuja y mostrar su contenido al mundo, ¿no te parece? ;)

aLba dijo...

nos conoceremos tanto... q ya no serviran palabras

Dara Scully dijo...

¿Para qué más?



¡Miaau!

Sara López dijo...

Uff, me ha encantado este texto!
Saludos,
Sara.

Mer G.G dijo...

Una sola palabra...intenso!

Mer