martes, 24 de marzo de 2009

Reincidente


Mi nombre es Favio Náquira y estoy enamorado (o entrevezado o confundido u obsesionado) de la misma esencia de la humanidad. Soy un alma que enferma cada vez que la injusticia se acerca y lucha por un mundo mejor sin saber cómo, sin saber que va a lograr.
Muchos de ustedes no me conocen y otros saben por redundancia de que les voy a hablar: y es que contar de mí es también hablar de ella (en general, no una en particular, sino siempre la misma niña que alimenta los vicios de poemas y orgasmos sin sentido: todas y a la vez una) la que me mantiene escribiendo sin comprometerme en nada. Soy crudo para muchos, toísta para otros y descremado para la mayoría. Soy romántico sin necesidad de pintar un letrero en mi frente y a la vez sarcástico como Chandler, paciente y frenético como las buenas canciones de Metallica, aplicado y desganado como el buen Arjona.
Sufro de tormentos diarios, a veces la muerte que flota sobre mi cama o a veces los profesores que se engríen en unos y discriminan a otros. Detesto el dinero a más no poder (así perdí una chica muy importante, aunque ella haya dicho que no eran los regalos yo lo sé) y amo la música como Orfeo a su bella Eurídice. No puedo dormir de costado y tengo una grave afección al corazón (en todo sentido)
Tengo una vida a media paga, una deuda grandísima con el instituto y cientos de ayunos a medias malográndome el hígado con hamburguesas y salchiconos. He leído todos los libros que hay en mi casa y ahora me presto de todas las personas que puedo ya que mis ojos no pueden estar ociosos. No lo mencioné: uso lentes como todos en mi familia y a pesar de eso soy el de la mejor visión. Sigo tratando de encontrar la palabra exacta y no puedo definirme, no puedo ver el cuadro porque estoy adentro del marco.
Fanático de Borges y creyente de Quino, mi rey es mi voluntad, mi guía la (in)moralidad y poco a poco termino con más ceros en mi clase. Tengo muchas palabras atragantadas aquí como el último te quiero a la chica que aún tiene mi cruz, o la flor que escondí atrás de la puerta de la señorita de la belleza perfecta porque me acobardé o de lo mucho que te quiero y no me atrevo a visitarte porque me da miedo perder más de lo que ganaría. Creo que existe alguien para cada quien y creo que tú te mereces un mundo y que mi mundo no va a bastar. Venderé mi corazón para comprarte caramelos de limón y una tarjeta post-feriado y de soundtrack: il postino. Acompáñame a quererte hasta que las palabras lleguen, hasta que la inspiración regrese, hasta que de tanto quererte me vuelva escritor y tú bestseller.



Quiero quererte para no querer perderme de nuevo
que el Paraiso sólo se presenta una vez en la vida
(esa, cuando toco tu puerta y sales sonriente..)

10 comentarios:

Toxicosmos dijo...

Buena descripción de tí mismo.
Creo que nos parecemos en eso de leer todos los libros que hay en casa y lo de no poder vivir sin música.
Y sigue escribiendo...aunque el bestseller no llegue ^^

Un saludo.

crysania dijo...

abrirse... hacer que la gente te descubra... describirse... hablar de uno mismo... es la mejor forma para conocerse :-)

Libélula dijo...

Interesante.

:)

Paulette dijo...

Está enfermo de amor,
y ella es la cura.
Es un remedio de colores.

Un beso chiquitito,
;)

Call me Juliet dijo...

Es bueno que sigamos en contacto
Me gustó la entrada.
Un besito.
(:

Hada dijo...

es valiente reconocerse asi....
sea bueno o malo.
me gusto
saludos

Jud dijo...

Busca otras sonrisas. Copias baratas (pueden ayudarte). Nunca dejes de ser tu mismo.

Alhy dijo...

Te felicito por tu ejercicio de honestidad. Se necesita valor para desnudarse emocionalmente ante los otros, para gritar al mundo: ¡aqui estoy. Vedme por todo lo que soy, con mis defectos y virtudes! No muchos son capaces de hacerlo :)

Cualquier escritor (o creador/creativo)sabe que la unica forma de llegar realmente al corazón de las cosas (y de las personas)es bucear en uno mismo, traspasarse.

Como diria Paul Auster:
"sólo la oscuridad tiene poder para hacer que un hombre abra su corazón al mundo"

Kisses animosos ***

lys dijo...

tu escrito es muy maduro, más de la edad que tienes, a tu edad no es normal describirse asimismo con tanta ironía.
Me ha gustado mucho conocerte. Eres un gran tipo.

UN BESO

T@M@R@ dijo...

..."hasta que de tanto quererte me vuelva escritor y tú bestseller."

Bonita frase