lunes, 5 de enero de 2009

para que no me olvides

Sandwich de carne entre tus sábanas, aquí digo quinto intento y tú con tu revolver de caricias cometes canibalismo como yo. Disimulamos la amargura con un sindicato de abrazos y gritos de protesta a la inactividad física. Este enero parece diciembre con su aire de sorpresas y mejores deseos, aunque sólo sea entre nosotros, aunque nadie más lo entienda. ¿Quién te observa desde allí?

-Pues si es Dios que le guste lo que ve o que se largue y nos dé privacidad.

Y de nuevo con esa sonrisa tan llorona el cielo deja de estar arriba y pasa a ser cada todo a nuestro alrededor[suéltame, no pares, más, silencio] en medio del vórtice de entropía que forma tu cuarto.
Polly quiere droga y tú bajas los gemidos a menos de un Mi. Nos veremos recién el lunes y me aprietas como si nunca nos volviésemos a ver. También puede ser que no te vuelva a ver... deja de tirar de mí, no mis cabellos y cumple el último deseo que te pedí [cansancio.. déjame morirme en un silencio tuyo...] que la vida no da más que para ósculos y roces bajo la mesa...


-Pues era tu vecino y parece que ya tenemos mala fama... :P

1 comentario:

Mer G.G dijo...

"Pues si es Dios que le guste lo que veo que se largue y nos dé privacidad."


:)

Me encantó.

Mer