lunes, 12 de enero de 2009

A veces (gemidos al viento..)

Eres el aire que envuelve estas palabras...
-¿Cómo puedo serlo si tú me envuelves a mí?
Porque tú estás dentro de mí y yo creo firmemente en que tenemos el mismo truco que la Santísima Trinidad: somos dos en una misma persona sin ser dos a la vez.
-Levanta los brazos y siente el viento.
Miramos la ciudad arrogante, con sus calles de ensalada llenas de hormigas trabajadoras que no saben que es el amor de verdad. Te abrazo por la cintura y tu guías mis manos hacia el punto de inflexión de tu gravedad. El mirador está desierto y comienzas en un ritmo frenético, como si pretendiese capturar el amor en el aire, como si quisieses despertar un demonio. Olvidas la gravedad y verte a tanta altura te hace creer en el cielo de verdad. Yo te sigo desde abajo, seguro, aferrado a tí.
-No pares...
No lo hago porque tú tampoco aterrizas. Despacio me tomas entre tus manos y te deslizas y ahora somos dos los que volamos... ¿de quién son estas alas?
-Dios y que no se le ocurra acusarnos de lujuría que él nos las dió!


A veces creo que todas tus frases son la misma dicha de diferentes maneras. A veces pienso que tus besos son el mismo de aquella vez en el parque, suaves y concisos, intensos y delirantes. A veces pienso que me amas por costumbre, porque te ves obligada a hacerlo, porque tienes que correspondérmelo. A veces creo que no piensas ni un instante en mí aunque luego encuentre tu cuaderno lleno de borradores de cartas que nunca me entregas...
A veces creo que todo esto es inercia...

Pero caramba, nunca me aburro!!

3 comentarios:

Sara López dijo...

Cuánto amor en tus palabras... Me encantó el post!
Saludos,
Sara.

Mer G.G dijo...

Es bueno no aburrirno en una relacion,porque cuando lo empezamos a hacer,mal asunto.

Mer escapando del aburrimiento.

NiZa_PoLyEtHyLeNe dijo...

por un momento pude visualizar todo aquello q describiste...por inercia tb. =).