sábado, 2 de mayo de 2009

Abominaciones unidas

Ante el estrado de Dios,la gente declarasu falta de valentía...

Agustín Cáceres
Yo lo ví levantarse temprano y salir como siempre: despeinado y con el polo eterno. Olía a sexo, igual que las mujeres esas del callejón rosa. Fue directo al mercado onde la Meche y pidió el ceviche de siempre, combinándolo con esos jugos de luca china. Salió un poco más alegre por las cumbias de la radio y salió a la rutina de siempre: pedir prestado del público su dinero con despecho al portador. Robaba a los canillitas, a los ancianos, a los hippies que invaden Arequipa cada vez más, manoseaba a las flacas de la Universidad y se hacía el cobarde frente al serenazgo. Es un ladrón de poca monta y no merece el crédito que le dan.

Carlos Ponce
Era tarde y llovía. Imagino que pasó la mañana y la tarde como siempre: quitando carteras y pegándole a maricones. Lo ví saliendo de la pollería y buscando con los ojos alguna mujerzuela con quien animar la noche cuando la vió: era joven y hermosa, de esas ejecutivas que caminan siempre por el centro. Me acerqué a advertirle que tomase un taxi, que era una zona peligrosa para alguien como ella pero él fue más veloz, se le acercó y me miró con esos ojos de demonio...Tuve que irme porque yo no hubiera podido hacer nada, como ve, estoy en mis ochentas pero si hubiera podido le hubiera dado una paliza por ratero...

Luis y Julia Paredes
Él se crío solo. Recuerdo que antes jugábamos futbol con él, el mono y el chato. Solíamos ser muy unidos, en especial después de que al chato lo mataron unos malditos de San Camilo. Tú entonces eras chiquita y jugabas con nosotros.
Si, pero luego se volvieron toscos y empezó la secundaria...
Él siempre fue el más conflictivo. No había salida en que no se cogiese a golpes con alguien, ni día en que no lo llevaran a la dirección para darle una buena zurra. Las chicas le huían porque nunca se bañaba y él las veía como trofeos: con ansia en los ojos, como un fuego...
Era un mañoso.
Si, eso era. Al acabar cuarto de secundaria no pudo estar más con nosotros porque jaló el muy bruto y los curas lo botaron del albergue porque embarazó a una chibola de trece años. Se las vió verdes pero cuando estaba en la U lo ví, más flaco y más alto, con los mismos puños y su mirada de combatir al mundo él solo. Lo reconocí y lo saludé pero yo no existía para él: me pidió pa su pasaje y se largó.
Para que veas que esa gente no reconoce ni a los amigos. No me gusta que lo recuerdes, a mí me pasó mano varias veces y lo odio
.Olvídalo...


Kusi Choqueneira
Y la escuché gritar. Abrí la ventana pa ver que era y ví como forcejeaba el bruto con esa chica tan bonita señor, era bonita como la mamita de Chapi. Ella escondía sus tetas entre los brazos y él la jaloneaba de la cintura mientras la llevaba al fondo del callejón, gritaba por ayuda y salí a llamar a alguien pero no había nadie, solo Don Carlos que ya se lo iba en su coche, ese, el rojo. Le grité pero igual se fue nomás. Así que fuí al teléfono público que había ahi a dos cuadras señor y lo llamé al serenazgo y me dijeron que ya venían y yo me fuí tranquila nomás a mi casa, pero cuando me dí cuenta no me habían preguntado dónde era ni nada...Siempre se me olvida que los policias son unos putos...

Gonzalo Lastarria
Llegué a su casa preocupado. Había rehusado que la acompañe del trabajo hasta su casa, supongo que tendría algo que hacer. La llamé repetidamente toda la noche a su celular y cuando llamé a su casa nadie contestó. Me estaba preocupando y no sabía que hacer ya que ayer salimos muy tarde de la oficina.
Encontré la puerta junta y entré nervioso llamándola.
El llanto me llevó hasta su cuarto, entré y la vi en la puerta del baño, botada y sollozando aún: estaba desnuda y con una toalla pequeñísima intentaba cubrirse en medio suelo.
-¿Qué pasó?
Y ella lloraba. Cuando la levanté y la puse en la cama me miró como implorándome perdón y me dijo:

-ESTOY SUCIA.


Juro que no descansaré hasta ver a ese malnacido muerto.

9 comentarios:

ella dijo...

esas miradas que te desnudan, las palabrotas que te gritan en la calle...
el alma putrefacta de algunas personas nos contagia de esa sensacion de suciedad.

hay manchas que nunca se quitan


saludos

Toxicosmos dijo...

Todos terminamos por ocultar algo que tenemos escondida, aunque a veces dañe a otras personas.

Me gustó.

Hada dijo...

comparto tu opinion...
saludos :)

La drogadicta de Trafalgar Square. dijo...

El mundo está podrido, por las malas personas, las malas palabras y los malos actos.
Me gustó el último.


Muchas gracias :)
Un beso :*

Laura dijo...

por siaca ... no te gusta dnaiel f?

hatoros dijo...

IMPACTANTE, JODER QUE BIEN ESCRIBES.
LÁSTIMA QUE NO LO PILLARAS. SI YO LO HUBIERA PILLADO O LO MATABA O ME MATABA

Jud dijo...

Está más sucia de palabras. Increíble el texto, me encantó. Pasé unos cuantos días ausentes, volví :) Saludos .

::karlaramelo:: dijo...

pff!
qE profundo, y a la vez triste
pero me gusto como lo narras.

también me escondere aqi yo.
:)

aLba (*) dijo...

pocas veces la gente cuenta toda la verdad..